martes, 22 de mayo de 2012

Facebook como herramienta educativa



Hannah Herbert




El uso de Facebook en la educación puede ser una herramienta muy ágil para el progreso en el aprendizaje.


Los estudiantes pasan horas conectados a través de las redes sociales virtuales como Facebook o Twitter en su tiempo libre y en algunos centros escolares también se les facilita la conexión a internet (World Wide Web) como herramienta de aprendizaje. Los jóvenes adolescentes de nuestra sociedad están muy atraídos por este tipo de plataformas interactivas y visuales en las que pueden compartir y opinar experiencias usando una gran cantidad de fotos y de videos.

¿Pero qué pasaría si usamos el Facebook también en el ámbito académico? ¿Sería beneficioso y provechoso tanto para alumnos como para el docente? El objetivo de todo esto sería un aprendizaje escolar más dinámico y entretenido. Para que esto sea posible y algún centro decida ponerlo en práctica, podemos servir los siguientes consejos para un buen uso de esta web. Primero empezaremos por las cosas que no deben hacer los docentes como el compartir la información personal, hablar de cosas que no esten relacionadas con la asignatura, no comentar las actividades personales de los alumnos en sus muros y no usar el chat privado. Ahora podemos hablar de las cosas que sí que se pueden hacer para usar satisfactoriamente el facebook en la materia. Lo más rápido y conveniente seria crear un grupo de clase por asignatura y en ella poder compartir anotaciones y presentaciones sobre el curso. El tener un grupo en facebook va a permitir al estudiante estar al día y de alguna manera exigir la responsabilidad en su trabajo.

Reflexión: Pienso que es una buena iniciativa el incluir el facebook como soporte virtual en las asignaturas ya que es útil, fácil y rápido. A nosotros los jóvenes nos gusta el hecho de compartir y aprender con nuestros amigos o compaleros a través de estas formas tan visuales e interactivas.









Fuentes:







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada